Aprende cuándo escoger un hot o un cold wallet de Bitcoin

Se ha hablado del hot wallet de Bitcoin y del cold wallet indistintamente muchas veces. Eso ha generado como consecuencia que muchos usuarios sean incapaces de diferenciarlos y, por tanto, no logran inclinarse a uno o a otro en función de sus ventajas particulares, sino que lo hacen por simple azar y desconocimiento.

Para prevenirte contra ello, hemos elaborado una lista puntual de las claves o criterios que te ayudarán a determinar qué monedero te conviene más. Así, podrás explotar sus beneficios y administrar mejor tus bitcoins.

Diferencia fundamental entre el wallet de Bitcoin hot y el wallet cold

Antes de avanzar hemos de señalar aquí la diferencia básica, fundamental e indispensable entre los dos wallets a trabajar, dado que sin eso nos será imposible distinguir más adelante uno de otro.

El wallet de Bitcoin hot y el cold se diferencian por su permanencia de conexión a internet. Mientras que el hot se encuentra conectado siempre, el cold trabaja sin necesidad de ello.

En otras palabras, los monederos hot almacenan sus claves y datos en sitios que siempre están enlazados con la blockchain vía Internet. Por su parte, las billeteras cold o en frío las guardan dentro del ordenador o dispositivo que estés utilizando.

Esta pequeña incompatibilidad no quiere decir que los wallets cold tengan problemas con la web, sino que sencillamente están diseñados para funcionar sin ella.

Claves para elegir

Ya con la diferencia en mente respecto al cold wallet de Bitcoin y el hot wallet, procedamos ahora a conocer cuáles son los puntos que te ayudarán a elegir entre uno u otro:

Grado de acceso a Internet

Es crucial que te fijes primeramente en si tienes acceso libre a Internet todo el tiempo. De ser así, puedes optar por un hot wallet, en el caso de que sus beneficios te parezcan imposibles de rechazar.

Ahora bien, si tan solo ocasionalmente puedes conectarte a Internet, un hot wallet de Bitcoinno te servirá de nada. No podrás almacenar tus claves ni mucho menos disponer de tus fondos.

En esos casos, opta mejor por un wallet cold. Este ejecutará todas las funciones para las que está programado, sin exigirte jamás que entres a la blockchain mediante Internet. Asimismo, sus ventajas también son aprovechables de forma offline.

Cantidad de fondos a manejar

Los fondos de Bitcoin, para poder ser manejados, requieren de un buen número de nodos que trabajen en conjunto. Además, es necesario que los mismos aprueben la cantidad.

Eso aplica solo para los wallets tradicionales y los de tipo hot, que deben esperar a las aprobaciones de los sistemas para poder ejecutar todos los movimientos posibles.

Ese método de trabajo rara vez ocasiona problemas, siempre que la cantidad de bitcoins que se pretenda manejar sea baja.Esto porque al ser reducida el tiempo de aprobación es bastante menor.

No sucede lo mismo cuando se trata de montos enormes. En esas situaciones puede ralentizarse considerablemente el proceso, e incluso puede ocurrir que los nodos rechacen todos los fondos o una parte de ellos.

En ambos casos estarás recibiendo un daño bastante molesto. De esa forma, un hot wallet de Bitcoin es inmejorable y eficaz para manejar montos no demasiado grandes.

¿Y qué sucede si quieres hacer transacciones de gran envergadura? Pues para esas circunstancias puedes optar por los monederos cold.

Los mismos, dado que están desconectados de la Internet y de la blockchain, no necesitan de los nodos para poder hacer movimientos.

En consecuencia, los wallets cold pueden mover muchos bitcoins en masa sin el peligro de que te los rechacen o queden en espera indefinida.

Disponibilidad de capital

Si apenas estás empezando en el mundo del trading dentro del Bitcoin y no cuentas con muchos fondos, es conveniente que te hagas con un hot wallet.

La razón es simple: son gratuitos. Por ende, no hay necesidad de que inviertas tu reducido capital. Y cabe destacar que esta gratuidad no repercute en la calidad de dichos monederos.

Solo en el caso contrario deberías inclinarte por los wallets cold. Estos, por ser mucho más amplios y completos, sí requieren de una pequeña inversión para su adquisición.

Desde luego, no significa eso que perderás todos tus fondos. No obstante, es mejor no derrocharlos si ya de por sí son pocos.

Experiencia con los wallets

Finalmente debes considerar tu experiencia con los wallets en general. Los de tipo hot ameritan un cierto grado de conocimiento, ya que se trabaja con muchos conceptos fundamentales del criptomundo.

En contraste, los monederos cold hacen casi todo por ti. Muchos de los parámetros más importantes ya vienen preestablecidos.

Eso te quita un gran peso de encima, algo que se agradece en gran medida cuando no se cuenta con mucha orientación respecto a las transacciones con bitcoins.

Redactor didáctico de Blockchain y apasionado por el mundo de las criptomonedas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 7,322.88 2.56%
  • ethereumEthereum (ETH) $ 171.96 4.4%
  • rippleXRP (XRP) $ 0.199664 4.16%
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 266.60 6.61%
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 46.29 4.3%
  • eosEOS (EOS) $ 2.72 4.36%
  • cardanoCardano (ADA) $ 0.036125 4.04%
  • stellarStellar (XLM) $ 0.050559 5.55%
  • moneroMonero (XMR) $ 57.34 3.59%
  • tronTRON (TRX) $ 0.013668 3.14%
  • dashDash (DASH) $ 74.85 5.57%
  • neoNEO (NEO) $ 7.98 5.09%
  • iotaIOTA (MIOTA) $ 0.171198 4.26%