La presidenta del Banco Central Europeo está en contra de Bitcoin

Bitcoin no deja de ser un tema recurrente para los reguladores y en esta oportunidad la Presidenta del Banco Central Europeo ha dado una vez más su opinión. Lagarde en el pasado ha dado algunas declaraciones que han sido anti Bitcoin, pero en este momento ha puesto más que clara su opinión. En la última información que se tiene sobre el tema se dieron a conocer varios de los puntos de vista de la presidenta, además de algunas predicciones políticas y regulatorias que podrían tener Bitcoin como el centro al igual que las demás monedas que conforman el mercado criptográfico.

La presencia y relevancia de los reguladores globales en relación a Bitcoin se ha vuelto mayor. Lagarde ha clasificado a Bitcoin como un activo, pero que es altamente especulativo. Esta dejaba claro que aunque se le podría considerar Bitcoin como un activo, esto no quiere decir que es una moneda.

Esto puede ser algo contradictorio, sobre todo tomando en cuenta apreciaciones previas de ella y las concepciones de activos y monedas que manejan los demás reguladores. Que Lagarde haya clasificado Bitcoin como un activo refleja que la administración financiera europea ha comenzado a reconocer Bitcoin de esta manera y no como una herramienta.

Al darle calidad de moneda a Bitcoin podría ser el primer paso para que comenzara a tener un lugar mucho más adecuado en el mercado y que no sea completamente prohibida. Y aunque se haga referencia a Bitcoin como una activo, Lagarde no ha dejado de lado que es altamente especulativo y que es utilizado para negocios, según ella, en una gran cantidad ilegales como el blanqueo de capitales y el financiamiento de terrorismo. Que Bitcoin no esté regulado, para Lagarde es un conflicto que pretende solucionar pronto.

La regulación global de Bitcoin está por llegar

Para Lagarde, el alcance que ha tenido Bitcoin hasta ahora requiere que se tomen medidas mayores. Por esto es que las regulaciones por países y que estén aisladas de un fin en común podrían llegar a ser contradictorias. Lo que postula Lagarde es que la regulación de Bitcoin requerirá la cooperación de las diferentes institucionales financieras más importantes del mundo.

Al haber una laguna regulatoria en el mundo entero en relación a Bitcoin, lo usuarios que utilizan esta alternativa económica se han aprovechado de la carencia de regulaciones para realizar diferentes actividades criminales. Y este no es un problema nacional, se ha convertido en un asunto internacional al que deben prestar los reguladores internacionales.  

Está claro que el inicio de esta regulación global para las criptomonedas y la cooperación comenzará por el G7 que anteriormente ha manifestado que Bitcoin, y las criptomonedas descentralizadas en general, son un peligro para los usuarios y para la estabilidad económica de las naciones. Es determinante recordar que los países que conforman este grupo son los más importantes del mundo y varios de los que tienen una gran cantidad de transacciones de criptomonedas, así que la reacción será en cadena por lo cual el siguiente paso sería ir por los países del G20 y hacer que se vuelva una tendencia masiva.

En este momento se ha comenzado a crear un plan que pretende impulsar el desarrollo de regulaciones con aplicación mundial con el deseo de frenar los conflictos que podría representar Bitcoin, o salvar las espaldas de los estados ante un activo que no está bajo su control y que no pueden controlar.

Bitcoin se ha convertido en un problema para el mundo

Usualmente las monedas son competencia del propio estado y la manera en la que fluctúa, las transacciones que se realizan y la forma en la que se opera es asunto del país y los demás no suelen tener mayor injerencia en ello. Bitcoin, según la apreciación de Lagarde necesita injerencia global. Esto tiene que ver con que esta criptomoneda logra operar a gran escala.

Cualquier individuo tiene la posibilidad de unirse y salir a su voluntad sin mayor conflicto, también puede realizar transacciones internacionales en muy poco tiempo y esto sin duda alguna no está sujeto a fronteras ni a las regulaciones nacionales que le son propias. Al ser un activo que se comercializa en todo el mundo también es un problema global y para que sea supervisado de forma adecuada es indispensable que se cuente con la cooperación de las agencias reguladoras del mundo.

Para que esto pueda suceder se necesita el consenso general de los reguladores financieros del mundo. En la reunión del G7 en diciembre de 2020, los bancos centrales y los ministros de finanzas de los países del Grupo de los Siete han expresado la necesidad de una supervisión más estricta de las monedas digitales. En este momento no se conoce qué tan beneficioso o perjudicial podría ser la creación de regulaciones globales, pero está claro que afectará el precio y al comercialización de Bitcoin y las demás criptomonedas.

Fuente: Finance Sina
Redactor didáctico de Blockchain y apasionado por el mundo de las criptomonedas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 48,969.00 3.07%
  • ethereumEthereum (ETH) $ 1,584.86 6.71%
  • cardanoCardano (ADA) $ 1.15 1.15%
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 183.29 5.32%
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 503.95 3.46%
  • stellarStellar (XLM) $ 0.406336 1.28%
  • moneroMonero (XMR) $ 205.28 0.65%
  • iotaIOTA (MIOTA) $ 1.31 3.46%
  • tronTRON (TRX) $ 0.050586 0.7%
  • eosEOS (EOS) $ 3.76 2.75%
  • neoNEO (NEO) $ 38.36 2.92%
  • dashDash (DASH) $ 209.79 3.09%