“Las criptomonedas no podrán convertirse en un método de pago a largo plazo”

Justo ahora las criptomonedas y las regulaciones no son precisamente los mejores aliados. Hemos visto como desde hace algún tiempo la actitud de los reguladores mundiales ha sido cada vez más restrictiva en cuanto a Bitcoin y una de las opiniones más reciente es la de Andrew Bailey quien es el gobernador del Banco de Inglaterra.

Bailey pronunció un discurso a cerca de las monedas digitales durante el Foro de Davos celebrado hace algunos días. En este discurso tocaba diferentes temas a cerca de las criptomonedas pero específicamente de Bitcoin, que es uno de los activos digitales que más ha logrado preocupar a los reguladores.

En su discurso comentaba que las criptomonedas existentes en el mercado en este momento no cuentan con la estructura necesaria para operar con la legalidad y los estándares correctos. Por este motivo es que no podrían convertirse jamás en un método de pago que pueda ser utilizado a largo plazo. Claro, esta apreciación ha sido contextualizada comprando la estructura tradicional de la economía con esta nueva ola de economía descentralizada que se ha hecho cada vez más importante.

Un punto importante que resaltó Bailey tiene que ver  con la innovación. De forma categórica no se ha recriminado la manera en la que las criptomonedas han logrado innovar la infraestructura económica y de pago, lo que ha sido condenado es la manera en la que operan este tipo de activos que no cuentan con los permisos ni la estructura necesaria.

La innovación en los pagos apenas comienza

Tal como lo expresaba Bailey la innovación en la estructura de pagos continuará existiendo. En este momento está claro que las monedas digitales han logrado ocupar un espacio importante en el mercado y el papel que han jugado es uno de los más impresionantes en los últimos años. Lo que es un inconveniente para Bailey y al parecer para la administración es que las criptomonedas no logran resolver los conflictos de gobernanza que otra moneda puede resolver sin mayor problema.

Hasta el momento, según lo expuesto por el gobernador del Banco de Inglaterra, no ha existido una moneda digital como es el caso de Bitcoin que sea duradera en términos de diseño, gobernanza y organización. Esto significa que las criptomonedas que conocemos hoy, y se refiere al mercado en general, no son capaces de asegurar de forma global a los usuarios si sus operaciones, como en el caso de los pagos se ejecutarán de forma segura.

Además, el valor de las transacciones es otro tema que ha tocado Bailey. Para él, las criptomonedas no le pueden brindar un valor estable a los inversores. Esta característica hace que sea un activo poco confiable, desde la perspectiva de los reguladores, pero parece que desde los inversores no es tan terrible. Si revisamos el volumen de transacciones de criptomonedas está claro que los usuarios siguen confiando en este tipo de activos.

Para los reguladores las características de Bitcoin que son una excelente alternativa para los inversores, son un conflicto para ellos. Por esto es que se han centrado en una nueva estrategia de innovación en la cual los pagos serán realizados con monedas legales, pero con estructuras un tanto parecidas a las de las criptomonedas. Esto es algo muy parecido a los proyectos de monedas digitales que han emprendido varios países del mundo.

Las monedas digitales de los bancos centrales son el siguiente paso

Está claro que la estructura bancaria en ocasiones ha fracasado. Si bien esta misma estructura le ha dado estabilidad por años a algunos países y también a ciudadanos, los indicios de insuficiencia son cada vez más evidentes. Varios países del continente europeo están plenamente felices con la estructura actual y no pretenden dar su brazo a torcer y menos ante un activo que podría ser perjudicial para su estructura.

Por ello Bailey ha instado una vez más a que los líderes de todos los países que han iniciado proyectos de monedas digitales de bancos centrales los continúen. Para él, los beneficios de las monedas estables son claros y se pueden evidenciar en la historia, pero ha llegado el momento de innovar y traer para los usuarios nuevas alternativas mucho más novedosas, pero siempre con monedas estables.

Que se desarrolle una moneda de este tipo puede facilitar el envío de remesas y los pagos transfronterizos que siguen siendo un conflicto aún para varios de los países con mayor influencia en el mundo. En caso de que estos proyectos de los bancos centrales de los países más importantes se concretaran se trataría de la fusión entre la estructura y la innovación, lo que podría traer diferentes beneficios para algunos países, pero las criptomonedas podrían verse afectadas, pero estos proyectos no lograrían ver la luz hasta poco menos de 5 años, así que al mercado criptográfico aún le queda mucho tiempo para continuar desarrollándose.

Fuente: Fx Shell
Redactor didáctico de Blockchain y apasionado por el mundo de las criptomonedas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 55,620.00 8.36%
  • ethereumEthereum (ETH) $ 2,143.84 10.33%
  • cardanoCardano (ADA) $ 1.22 12.28%
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 262.17 16.53%
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 903.94 16.24%
  • stellarStellar (XLM) $ 0.515297 15.2%
  • tronTRON (TRX) $ 0.135146 17.16%
  • eosEOS (EOS) $ 6.59 18.45%
  • neoNEO (NEO) $ 82.14 11.95%
  • moneroMonero (XMR) $ 313.73 12.95%
  • iotaIOTA (MIOTA) $ 2.01 17.19%
  • dashDash (DASH) $ 297.25 21.17%